martes, 24 de junio de 2014

Descansa en paz...

Aún lo recuerdo, toda mi infancia en la misma escuela. Muchísimos recuerdos, el día que me rompí el brazo en el kinder, los festivales, viernes de gala, salidas a misa, todas las travesuras. 

Recuerdo mucho una ocasión que a la hora de salida, dijiste por el micrófono, "tranquilos, el próximo que hable o grite se va con reporte..."
Y yo, siempre haciendo bromas, le escondí la lonchera a Vania y ella salió gritando, justo el momento después que habias dicho eso. Vania salió corriendo y gritando: mi lonchera, no cierren! 
Tu la llamaste por el micrófono y la regañaste por mi culpa :(

Si, siempre estuviste ahí. Cuando mis padres empezaban con sus problemas y me diste apoyo. Cuando regresé, después de tantos años, te dio gusto verme, con todo y mis pelos de colores, te recuerdo bien, recargando el micrófono siempre a tu pecho, como si pudieras abrazar la escuela con ese simple detalle, esa escuela que siempre estuvo ahí, como tu segundo hogar, imagino todo lo que habrás visto, a todos los alumnos que habrás conocido, que después se hicieron amigos, los hijos de tus alumnos que puedo asegurar, estarán presentes hoy, el día en que nos dejas. Pero nos dejas grandes lecciones de vida, nos formaste, y al menos a mi, me diste lecciones que jamás olvídaré y que ahora me hacen la persona que soy.

Gracias, de todo corazón, Jorge Herrero, por ser el mejor director, siempre, cómo hubiera deseado ir a visitarte antes de tu fallecimiento, aún recuerdo la última vez que te vi, te veías sano y te reías como siempre, burlandote de mi padre, como sólo ustedes sabían llevarse.

Te llevo en mis recuerdos, gracias.




Descansa en paz, querido profesor. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por dejar tu comentario! sonrie :)